Avengers: Infinity War, cuando el universo de Marvel Studios no conoce límites

La cinta de los hermanos Russo cumplió con las expectativas de la prensa y los aficionados para con un pieza audiovisual espectacular que dejará helados a propios y extraños.

 

Era el año 2008 y Marvel Studios lanzó como un experimento bastante exitoso el filme Iron-Man, con un Robert Downey Jr. en búsqueda de un proyecto ambicioso capaz de relanzar una carrera repleta hasta entonces de escándalos policiales y excesos en el consumo de drogas. Hoy, 10 años después se puede decir que ese primer paso resultó la base para un hito sin precedentes en la historia de la cinematografía estadounidense.

Avengers: Infinity War viene a ser la cúspide momentánea del Universo Cinematográfico de Marvel, luego de 18 películas interconectadas se puede decir que la obra de los hermanos Joe y Anthony Russo ha logrado dar continuidad coherente a un mundo basado en las populares historietas de Marvel Comics, que inició sus andanzas en 1939 como Timely Comics.

La tercera reunión de los héroes más poderosos del planeta nos trae el reto más grande que han enfrentado hasta ahora: la llegada de Thanos, el Destructor de Mundos, a la Tierra en búsqueda de las Gemas del Infinito para llevar, lo que considera según su criterio, equilibrio a todo el universo.

Esta nueva cinta nos ofrece un lado más humano de todos los protagonistas: las diferencias existentes entre los Avengers (Captain America: Civil War), las motivaciones de Thanos para cumplir su cometido y el verdadero terror de los superhéroes ante la fuerza de su contendiente de turno.

Los efectos especiales (CGI) son notables, sobre todo en las tomas panorámicas donde se desarrolla parte del conflicto (Titán, Nueva York, Escocia, Wakanda, entre otros). La presencia de una gran cantidad de superhéroes queda opacada con un guión sólido y que logra concatenar todos los acontecimientos de los últimos 10 años.

Para destacar la actuación de Josh Brolin, quien da vida al “Titán Loco” desde Guardians of the Galaxy vol. 1, en la que su participación fue meramente circunstancial aunque su presencia en la trama resultó elemental para su comprensión. Lejos de ser un villano clásico que desea destruir/conquistar al mundo resulta un antagonista temible aunque lleno de sentimientos tan comunes como la ira o la tristeza por una pérdida importante.

Como no todo es bueno el único “lunar” que puede tener esta obra maestra es la escasa fidelidad respecto a la historia original (Infinity Gauntlet, 1992). Si bien adapta el concepto original de la saga de historietas de seis números poco o nada tiene que ver con los eventos que se dan, sus intérpretes y cómo transcurren los acontecimientos. No obstante, habrá que esperar hasta Avengers 4 para conocer el final que preparon los guionistas de Marvel Studios para este arco tan interesante.

Pocos se atrevieron a pensar que Marvel lograría un éxito de estas latitudes, especialmente después de la década de los 90, cuando la gran crisis financiera que los aquejaba los llevó a vender gran parte de sus licencias cinematográficas a casos productoras como Sony Pictures o 20th Century Fox, quienes llevaron por primera vez a la gran pantalla y con un éxito respetable a personajes como Spider-Man, Los 4 Fantásticos o los carismáticos X-Men. Actualmente se puede decir que la mayoría de esos “derechos filmográficos” han vuelto a la casa matriz y están encausados para próximos lanzamientos a partir del 2020.

Hoy Marvel Studios se erige como una de las casas productoras más importantes del planeta en cuanto al desarrollo de historias de ciencia ficción. No lo digo a título personal sino por los números: en sólo un fin de semana en cartelera Infinity War duplicó y fue un poco más allá respecto a la relación ganancias/costo original de producción (Más de 600 millones de dólares de plusvalía respecto a los 300 millones de dólares de inversión para filmar).

Lo más resaltante de este hecho es que el Universo Cinematográfico de Marvel continuará este año con Ant-Man and The Wasp y en 2019 con Captain Marvel como preludio al desenlace final del enfrentamiento entre los Avengers y Thanos, cuyo título oficial todavía se mantiene en reserva. Aún queda mucho por ver y pese a que “El final se acerca”… Vaya final estamos por ver.

Síguenos y dale like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *